Tipos de control de costes y técnicas más habituales en su gestión

control-de-costes

En muchas ocasiones, cuando se habla de eficiencia y productividad, es habitual poner el foco en los procesos y su mejora, pero no podemos olvidar que la eficiencia también reside en sacar el máximo partido a los recursos. Y en este propósito tiene mucho que ver el control de costes, lo que permite que una organización sea sostenible y rentable a partir de ciertas estrategias.

¿Quieres aprender a gestionar de forma eficiente el efectivo  de tu negocio? Descúbrelo en esta guía

Si tenemos en cuenta el nivel de competencia que presenta el mercado en la actualidad, entendemos que los márgenes de beneficio se estrechan cada vez más y, por eso, el control de costes está cobrando mayor relevancia si cabe. Porque, si bien hablamos de un proceso que siempre fue imprescindible en las empresas, en este momento su papel es esencial para la supervivencia de cualquier negocio.

¿En qué consiste el control de costes?

A la hora de definir el control de costes es importante señalar que no hablamos únicamente de contabilidad, sino de una serie de políticas, estrategias y prácticas que se desarrollan en una empresa para mejorar la eficiencia operativa y optimizar el gasto. Esto conlleva un profundo análisis de los costes, la identificación de problemas y su solución a través de medidas correctivas, con el fin de reducir costes excesivos o innecesarios.

La finalidad última del control de costes reside también en la toma de decisiones estratégicas. Es decir, se trata de analizar dónde y en qué se invierten los recursos de la organización y encontrar posibilidades de mejora, lo que muestra el peso de este proceso en la supervivencia de un negocio.

Técnicas más habituales en el control de costes

Aunque cada organización recurre a sus propias prácticas para desarrollar el control de costes, existen ciertas técnicas que suelen utilizarse habitualmente en este tipo de gestión. En este sentido, debemos de tener en cuenta que se trata de diversos procesos perfectamente combinables entre sí para lograr obtener unos resultados más precisos:

  • Control estadístico de procesos, con el fin de monitorizar y optimizar la calidad y la eficiencia en la cadena productiva de la organización.
  • Análisis de valor, que se utiliza para analizar la relación entre el coste de los productos o servicios y el valor que ofrecen al negocio.
  • Contabilidad de costes, que asigna a cada actividad concreta el gasto que genera para la empresa, obteniendo así una visión más precisa de la rentabilidad.
  • Presupuesto base cero, para reevaluar los gastos en cada ciclo presupuestario, más allá de la comparación con ejercicios anteriores.
  • Análisis de varianzas, que compara los costes presupuestados con los costes reales para identificar y entender posibles desviaciones.

Tipos de control de costes

El control de costes trata de obtener una visión detallada acerca de cómo y dónde se invierten los recursos de la organización. De este modo es posible generar información valiosa a la hora de tomar decisiones. Para ello, podemos recurrir a tres tipos de análisis diferentes, cada uno de ellos con un propósito y un enfoque específicos, pero que nuevamente pueden combinarse entre sí para profundizar en los resultados.

Análisis de costes directos y costes indirectos

Para entender la asignación de los recursos y la rentabilidad de cada producto o servicio al que recurre la organización, se utiliza el análisis de costes directos e indirectos, que diferencia los gastos que se pueden asignar con claridad a un producto o servicio y los que no se pueden determinar exactamente.

Análisis de costes fijos y costes variables

Por otra parte, este tipo de análisis en los costes consiste en hacer una distinción entre los gastos que se mantienen de forma constante, independientemente del nivel de producción, y los que sufren una variación cuando se dan cambios en la cadena productiva. Se trata de los costes fijos y variables respectivamente, y se utiliza para mantener un punto de equilibrio y tomar decisiones acerca de la inversión en la producción.

Análisis de costes marginales

Finalmente, el análisis o control de costes marginales pone el foco en el gasto que supone producir cada unidad adicional en cada producto o servicio. A través de este estudio es posible valorar hasta qué punto merece la pena expandir la producción y qué precios se deben determinar en cada caso.

¿Hasta qué punto es relevante el control de costes en una organización?

Analizar en profundidad los gastos fijos y variables, y directos e indirectos, además de los marginales, otorga a las organizaciones una valiosa perspectiva de la inversión de sus recursos. Con esta visión es posible garantizar cierta sostenibilidad financiera y una mayor eficiencia operativa. Por el contrario, sin el control de costes estaríamos hablando de poner en riesgo la sostenibilidad y la competitividad de cualquier organización en el mercado.

New call-to-action

Valora este artículo

Suscríbete a zona pyme