Ratio de liquidez: ¿qué es y cómo se puede calcular?

ratio-de-liquidez

Una de las preocupaciones habituales para cualquier empresa reside en sus deudas. Más todavía, cuando hablamos del corto plazo, donde resulta imprescindible contar con los recursos económicos suficientes para afrontarlas. Pero, ¿cómo averiguan las organizaciones si realmente están preparadas para realizar estos pagos? Es aquí, donde entra el ratio de liquidez, el modo de conocer y entender estas circunstancias.

En el artículo de hoy profundizamos en su definición, en el modo de calcularlo y en cómo gestionar los resultados en función de si son positivos o negativos. Además de hablar de los ratios de liquidez y solvencia, también introducimos el concepto de ratio de liquidez inmediata o disponibilidad. Finalmente, ofrecemos algunas ideas acerca de cómo mejorar este aspecto cuando la situación no es tan positiva como nos gustaría.

Guía gratuita: Subvenciones y ayudas para pymes 2022

¿Qué es exactamente el ratio de liquidez?

El ratio de liquidez es un indicador que mide la capacidad que tiene una empresa para hacer frente a las deudas u obligaciones a corto plazo, según la disponibilidad de la empresa en ese periodo.

El ratio de liquidez es una herramienta que se utiliza para gestionar la tesorería de la empresa e interpretar este ratio para realizar las actuaciones oportunas, según el resultado que nos indique.

En este artículo analizaremos en qué consiste el ratio de liquidez y cómo se pueden interpretar los resultados que nos ofrece.

¿Cómo se calcula el ratio de liquidez? Fórmula para valorar la solvencia

El ratio de liquidez se denomina también “ratio de solvencia a corto plazo”, por su capacidad de evitar caer en la insolvencia. Para realizar el cálculo se hace la comparación entre los siguientes apartados del balance la empresa:

  • Activo corriente: Cuentas del activo del balance que recoge el efectivo disponible y todas aquellas partidas que son convertibles antes de 1 año.
  • Pasivo corriente: Cuentas del pasivo del balance que recoge las deudas y obligaciones que deben ser pagadas antes de 1 año.

Dentro del activo corriente debe tener en cuentas los siguientes grupos del balance de situación:

  1. Existencias: Valor de los mercancías, productos semielaborados o semiacabados, y bienes en el almacén.
  2. Realizable: Derechos de cobro de clientes, deudores e inversiones a corto plazo.
  3. Tesorería: Dinero en efectivo.

Por tanto, para calcular el ratio de liquidez se tiene que dividir el activo corriente entre el pasivo corriente, de la siguiente manera:

Ratio de liquidez = Activo corriente / Pasivo corriente

(Existencias + Realizable + Tesorería) / Pasivo corriente

El valor que se considera que cumple con el ratio de liquidez, se encuentra entre el 1,5 y el 2. Sin embargo, dependiendo del lector y de la actividad económica de la empresa, este número puede variar. 

Ratio de liquidez: interpretación de los resultados

Tal y como se analiza en el artículo, el resultado del ratio de liquidez se obtiene a partir de la división entre el activo corriente y el pasivo corriente, y se interpretará de un modo u otro, según si es mayor o menor que uno: 

  • Mayor el activo corriente que el pasivo corriente (mayor que uno). Si se da el caso de que hay más activo corriente que pasivo corriente esto indica que la empresa tiene una buena situación financiera. Sin embargo, hay que tener presente que si el valor es demasiado alto puede indicar que la empresa tiene un exceso de recursos activos a corto plazo que no se están explotando de manera adecuada. Por tanto, la empresa no obtiene la rentabilidad que le puede ofrecer cada uno de estos activos. Esto se puede corregir con facilidad, ya que se puede invertir el exceso.
  • Menor el activo corriente que el pasivo corriente (menor que uno). Si por el contrario, hay menos activo corriente que pasivo corriente esto indica que la empresa tiene problemas de liquidez y, por consiguiente, tiene dificultades para cumplir con sus obligaciones a corto plazo. La solución es realizar un análisis sobre lo que está pasando y aplicar medidas internas para poder conseguir liquidez.

Según el tipo de empresa y el sector se darán distintos casos de exceso de liquidez debido a la cantidad de cobros pendientes. Por ejemplo, en lo que se refiere a los supermercados, el exceso de liquidez será diferente al de una empresa dedicada a la construcción de barcos, principalmente por los instrumentos de pagos a largo plazo que utiliza cada una.  Es el caso que se puede dar en los supermercados, y en otros casos, que las empresas usen instrumentos de pagos a largo plazo, como por ejemplo las empresas de construcción de barcos.

 

Cómo mejorar la ratio de liquidez

Para mejorar las ratios de liquidez y solvencia es imprescindible llevar a cabo de manera adecuada la anterior interpretación. Cuando una empresa ofrece resultados en los que el activo corriente está por debajo del pasivo corriente, parece evidente que debe buscar soluciones para resolver la situación y poder hacer frente a sus deudas y pagos.

¿Qué opciones suelen tenerse en cuenta en estos casos? Por ejemplo, se pueden saldar activos fijos o inversiones, o bien obtener aportaciones de los socios para incrementar el activo circulante. Otra alternativa sería negociar el vencimiento de las deudas para que la empresa pueda afrontarlas en el largo plazo y equilibrar de este modo los ratios de liquidez y solvencia presentes.

Por otro lado, ¿qué ocurre cuando se da la situación contraria? ¿Es adecuado obtener un exceso en las ratios de liquidez y solvencia? Como hemos comentado, en estas circunstancias, también es necesario encontrar el modo de equilibrar la balanza reduciendo la diferencia positiva en favor del activo corriente con respecto al pasivo corriente. Para ello, existen diversas alternativas y todas ellas tienen que ver, como hemos indicado, con efectuar algún tipo de inversión.

 

¿Qué pasa si la ratio de liquidez es mayor a 1?

Cuando el ratio de liquidez es mayor a 1, o incluso si alcanza unos resultados de 1,5, tampoco conviene tirar las campanas al vuelo. Si bien es cierto que, hablamos de una cifra adecuada, conviene que las empresas permanezcan cubiertas ante posibles casos de morosidad por parte de los clientes. Por tanto, si el resultado es éste, en principio no serían tan necesarias las inversiones.

 

¿Qué pasa si la ratio de liquidez es mayor a 2?

En el caso de un ratio de liquidez mayor a 2, podríamos empezar a hablar de activos ociosos. Cuanto mayor sea la cifra, más activos desaprovechados estará manteniendo una empresa. En este contexto, además de las mencionadas inversiones, también es recomendable cancelar deudas a largo plazo o, incluso, repartir dividendos entre los socios para reducir las cifras del activo corriente.

 

¿Qué es el ratio de liquidez inmediata y cómo mejorarlo?

El ratio de liquidez inmediata, también conocido como ratio de disponibilidad, se corresponde con el resultado obtenido tras dividir el efectivo entre el pasivo circulante. En este caso, también hablamos de la capacidad de una organización a la hora de afrontar deudas a corto plazo, aunque únicamente tenemos en cuenta el efectivo disponible en caja.

El resultado más adecuado en el ratio de disponibilidad se sitúa habitualmente entre 02,0 y 0,30, aunque, como siempre, esto dependerá de la actividad que desarrolle la organización. En cualquier caso, si este resultado es demasiado bajo habría que encontrar el modo de obtener liquidez inmediata, como podría ser, por ejemplo, el descuento de pagarés.

 

¿Por qué es fundamental conocerel ratio de liquidez y su fórmula?

En conclusión, conocer el ratio de liquidez y saber cómo usarlo para tomar decisiones puede aportar ventajas a la hora de gestionar la tesorería de la empresa para hacer frente a los pagos a corto plazo. Además, y más importante todavía, sirve como termómetro de la situación económica de la empresa. De manera que, cualquier inconveniente pueda ser percibido y solucionado a tiempo.

 

PRS - Ayudas para pymes 2022 - CTA Post A

 

Fuentes

  1. BOE - BOE-A-2022-1718

     

Valora este artículo

Suscríbete a zona pyme