Los 5 problemas logísticos más comunes

problemas-logisticos

La digitalización del comercio y la alta competencia han dado lugar a una mayor exigencia por parte de los clientes. Ante tal demanda, a menudo aparecen problemas logísticos inesperados que podrían preverse con una adecuada organización. En este artículo revisaremos cuáles son los problemas logísticos más frecuentes y qué estrategia se puede aplicar para evitar estos errores potenciales.

Guía gratuita: Cómo gestionar de forma eficiente una pyme Descargar ahora

 

¿Qué son los problemas de logística? 

La logística es el conjunto de operaciones que se llevan a cabo con el objetivo de que un determinado producto llegue al consumidor desde el almacén —o espacio habilitado para ello—. Cuando el proceso se realiza de una forma eficiente, tanto los costes como el tiempo se optimizan. Sin embargo, cuando aparece una falta de organización, existe una mala planificación o no se cuenta con el equipo o personal adecuados, hablamos de problemas logísticos. 

5 errores de logística en un almacén 

No hay duda de que un almacén más eficiente favorecerá a la empresa: una reducción de los costes, una buena reputación, la satisfacción de los clientes y posibilidades de nuevas alianzas son algunas de estas ventajas. Para poder beneficiarse de ellas, repasemos algunos de los errores más habituales que ocurren en la gestión logística y cómo prevenirlos.

Packaging 

Un único operario puede gestionar múltiples pedidos a la vez. Por esta razón, entre los problemas logísticos más comunes se encuentra la mezcla de distintos pedidos en uno solo. Esto deriva en la devolución de artículos por parte de los compradores.

Una de las soluciones más eficaces para resolver este problema de logística es la automatización de los pedidos, de modo que se reduce la tasa de error y se aumenta el número de encargos que la empresa puede llevar a cabo. 

Inventario desactualizado

El orden es una práctica esencial para conocer el stock disponible en del que dispone el almacén. Desde desconocer la ubicación de un producto, hasta una rotura de stock. Si una empresa no realiza una planificación previa sobre los artículos que puede vender, la productividad de sus  operaciones podría verse afectada.

Entre las medidas que se pueden implementar se encuentran los sistemas de gestión para el almacén. De este modo, la empresa podrá conocer el stock disponible e incorporar nuevas referencias si es necesario.

Mercancía desorganizada

Relacionada con el punto anterior, una falta de organización de los productos puede dar lugar a una ralentización en el proceso, demorando los tiempos de entrega, u ocasionar errores en el momento en que se busca el producto. Sin duda, un almacén ordenado es clave para una mayor eficiencia logística. 

Para evitar estos problemas logísticos es necesario realizar una estrategia de almacenaje que abarque las características de la mercancía, la rotación de los productos y el desplazamiento de los operarios.

Espacio desaprovechado 

Cuando la empresa incrementa su actividad, la falta de espacio se presenta como uno de los problemas logísticos más habituales. Si la inversión en un nuevo almacén no resulta posible, la empresa podrá optimizar el espacio aprovechando la altura del almacén, ya sea mediante entreplantas y pasarelas, o estanterías más altas.

Manipulación de la mercancía

La falta de formación de los operarios para manipular mercancías o un mantenimiento insuficiente de los equipos puede representar un problema logístico. Garantizar la estabilidad de las unidades de carga, proporcionar la instrucción necesaria a los trabajadores y realizar una revisión frecuente de los equipos es fundamental para evitar contratiempos.

El uso de transportadores y transelevadores puede agilizar la circulación de los productos entre los diferentes pasos del proceso logístico.

Los problemas logísticos suelen generar una falta de confianza de los clientes hacia la empresa. Sin embargo, aplicar los cambios pertinentes no solo puede ser muy sencillo, sino que estos optimizarán los procesos, de modo que tanto la empresa, como el cliente se verán beneficiados.

New call-to-action

Valora este artículo

Suscríbete a zona pyme