Plan de inversión: un ejemplo de cómo elaborarlo

plan-de-inversion-ejemplo

Un plan de inversión es un documento en el que se detallan las acciones que se llevarán a cabo con el fin de emplear ciertos recursos que supondrán un incremento de las ganancias.

El objetivo es minimizar los riesgos de las empresas y que puedan obtener la más alta rentabilidad posible. Para conseguirlo, hay que seguir unos pasos que ayudarán a definirlo y que expondremos a continuación en este ejemplo de plan de inversión. 

Guía gratuita: Cómo gestionar de forma eficiente una pyme Descargar ahora

Pasos a seguir para establecer un plan de inversión: ejemplo

Evaluar la situación

Para que un plan de inversión funcione, hay que evaluar en primer lugar la situación personal. No es lo mismo ser una persona joven que tener ya una edad avanzada, ya que si el mercado sufre una caída, en este segundo caso, recuperar el dinero perdido será más difícil. Por eso, la edad es un factor determinante a la hora de invertir.

Relacionado con esto, hay que valorar la situación financiera, es decir, el dinero del que se dispone para hacer la inversión. Se recomienda que sea dinero que no se utilice, por ejemplo el que se encuentra en una cuenta de ahorros desde hace tiempo. Nunca se debe en un plan de inversión usar todo el dinero del que se dispone, ya que siempre hay emergencias y gastos imprevistos que pueden aparecer en cualquier momento.

Una vez recopilados los datos anteriores, hay que establecer el perfil de riesgo. Cuanto mayor sea este, más ganancias habrá. Sin embargo, las pérdidas, en el caso de que se produzcan, también serán superiores que si el perfil de riesgo es menor. Por lo tanto, esto ya no depende de la edad ni del dinero destinado a la inversión, sino de la tolerancia al riesgo individual. Los niveles de riesgo siempre van del 1 al 7, siendo el 1 el perfil más bajo y el 7 el más alto.

Diversificar en un plan de inversión y establecer objetivos

En un plan de inversión diversificar significa no utilizar todo el dinero para invertir en un solo activo. Esto puede ser positivo si todo va bien, pero también supone asumir mayores riesgos en el caso de que la situación no salga como estaba previsto. Por lo tanto, es interesante invertir en varios activos distintos. En el caso de que uno no funcione bien, siempre estarán los demás para contrarrestar las pérdidas hasta que la situación mejore o haya que tomar otra decisión.

En un plan de inversión también deben quedar claros los objetivos que se desean alcanzar con el dinero que se genere. Puede ser una inversión en formación o en otra empresa. Para ello, se debe poner una fecha límite a las metas para no postergarlas y conseguir que el plan llegue a buen término, ya que este es su verdadero objetivo.  

Instrumentos para el plan de inversión 

Una vez recopilados todos los datos previos, hay que elegir el recurso adecuado para el plan de inversión. Actualmente, entre los recursos más frecuentes se encuentran: ,las acciones, los fondos de inversión, los bonos y los certificados financieros. Es posible invertir el dinero en varios de estos instrumentos, lo que ayudará a diversificarlo.

El objetivo básico de un plan de inversión es determinar el coste de un proyecto o de una actividad y tomar una serie de decisiones para conseguirlo. Funciona como una hoja de ruta que ayudará a la planificación y al diseño de una estrategia eficaz que favorezca el logro de las metas propuestas desde un principio.

PRS - Cómo gestionar de forma eficiente una PYME - CTA Post (2)