Gestión de personas: pautas para mejorar la productividad de la empresa

gestion-de-personas

La gestión de personas en una empresa es uno de los factores clave para lograr el éxito y la rentabilidad a largo plazo. De hecho, si se diseña una estrategia efectiva se puede mantener al equipo comprometido y motivado, mejorar su productividad y, por tanto, también la satisfacción del cliente.

Guía gratuita: Cómo gestionar de forma eficiente una pyme Descargar ahora

¿Qué es la gestión de personas?

La gestión de personas es el conjunto de técnicas y prácticas que garantiza a los empleados unas condiciones óptimas en las que llevar a cabo sus tareas dentro de la empresa. En otras palabras, lo que se busca es aumentar la productividad de los trabajadores mejorando la relación de los miembros del equipo, su organización y el bienestar personal.

Diferencia entre gestión de personas y gestión de recursos humanos

Aunque estos dos conceptos se utilizan muchas veces como sinónimos, existen algunas diferencias entre ellos. Mientras que la gestión de personas alude a las herramientas necesarias para mejorar el rendimiento de los empleados, la de recursos humanos facilita la conexión entre los trabajadores y la empresa. La elaboración de los planes de carrera y los tipos de contrato, la coordinación de las vacaciones y los turnos de trabajo, así como el pago de las nóminas, son algunas de las funciones más relevantes de RR. HH.

Claves para una buena gestión de personas

Los empleados se encuentran entre los  activos más importantes para cualquier negocio. Por este motivo, la empresa debe asegurar el crecimiento del equipo y garantizar su bienestar laboral en todo momento. Estos son algunos consejos para lograrlo.

Repartir las tareas correctamente

Conocer las fortalezas y debilidades de cada empleado es el primer paso para asignar los roles de forma adecuada. En esta línea, existen perfiles con un gran potencial que pueden perder la motivación si se les reparte tareas para las que no están preparados.

Además, identificar las características individuales y ensalzar las cualidades positivas de cada trabajador permitirá que este se alinee con los objetivos de la empresa. 

Motivar a los equipos

La motivación es un sentimiento individual que está influenciado por factores como el sueldo, las relaciones interpersonales, la carga de trabajo, el potencial de crecimiento y la asignación de responsabilidades, entre otros. Sin embargo, la gestión de personas debe encargarse de comprender qué es lo que estimula a cada empleado y desarrollar las estrategias necesarias para lograrlo. De esta forma, los trabajadores conseguirán mejorar su tasa de productividad.

Liderar

El liderazgo es la capacidad de inspirar e influir de forma positiva en el comportamiento de otras personas. A menudo, esto se traduce en un aumento del rendimiento y del bienestar del equipo, sin embargo, va más allá de los conocimientos técnicos que posee cualquier profesional. De hecho, un líder debe contar con una serie de habilidades blandas que le permitan conectar con el equipo para servir de modelo a sus compañeros de trabajo. 

Comunicación honesta

Otro elemento clave en la gestión de personas es la comunicación. Esta no solo debe ser clara y transparente, sino bidireccional. Esto quiere decir que los trabajadores deben tener claros cuáles son los objetivos del proyecto y cómo tienen que actuar para cumplirlos. Además, también deben recibir feedback por parte de los supervisores. De esta forma, es posible adaptar y mejorar la estrategia, aumentando la satisfacción del equipo.

Asimismo, cuando una empresa promueve la comunicación interna, independientemente de los roles, los empleados se sienten escuchados y seguros de participar activamente en los diferentes proyectos. 

En conclusión, la gestión de personas ayuda a las empresas a aprovechar al máximo el potencial de los empleados, aumentar la productividad y mejorar la satisfacción laboral. Por eso, centrar la estrategia empresarial en los individuos puede asegurar el éxito de cualquier negocio a largo plazo.

New call-to-action

Valora este artículo

Suscríbete a zona pyme