¿Por qué la ética laboral hace mejores a las empresas?

etica-laboral

Pese a que siempre ha resultado relevante, las circunstancias actuales hacen que la ética laboral se haya convertido en una cuestión imprescindible. La rotación de empleados entre organizaciones o el incremento de la importancia de la imagen de marca, han propiciado que se tengan más en cuenta aquellos valores empresariales que nunca debieron ignorarse.

Guía gratuita: Cómo gestionar de forma eficiente una pyme Descargar ahora

La cultura empresarial, cuya influencia en la motivación y la eficiencia de los empleados ha quedado sobradamente demostrada, depende en gran medida de la ética laboral. El conjunto de valores y principios que conforman las relaciones, los comportamientos y las decisiones en una organización han de situarse en un primer plano independientemente del tamaño de la empresa.

Principales valores de la ética laboral

Si bien es cierto que cada empresa tiene sus propias estrategias al respecto, existen ciertos valores ineludibles dentro de la ética laboral. Hablamos de cuestiones básicas de comportamiento que deben imperar en todos los estamentos de la organización, más allá del nivel jerárquico de cada individuo y de su papel en el proyecto.

  • Responsabilidad para asumir las propias acciones, además de la capacidad de cumplir con las tareas y compromisos correspondientes.
  • Respeto en el trato con el resto del personal, manteniendo en todo momento la consideración y la dignidad, independientemente de la situación y la posición de cada individuo. Esto incluye los límites entre lo personal y lo profesional, así como las opiniones e ideas del resto de miembros de la organización.
  • Equidad a la hora de tratar a todo el personal, haciéndolo de un modo justo e igualitario en cuanto a las oportunidades, las compensaciones y la toma de decisiones de cualquier índole.
  • Coherencia entre las palabras y las acciones, cumpliendo las normas y regulaciones, tanto a nivel social como en cada empresa en particular, incluso cuando no exista presencia de testigos.
  • Honestidad en las relaciones profesionales, evitando la manipulación y el engaño y cumpliendo con los compromisos adquiridos, además de asumir posibles errores y repararlos.

Cómo cultivar la ética laboral en la empresa

Cuando se trata de aplicar la ética laboral en el interior de la organización, debe haber unas normas establecidas, que se comuniquen con claridad a los empleados. Estos modos de actuar comprenden, por supuesto, los aspectos éticos básicos de la convivencia social, pero también cuestiones concretas en el modo de operar de la empresa.

De hecho, la ética laboral no es una cuestión que afecte únicamente al comportamiento personal de cada trabajador, sino que todos los miembros de la organización deben entender que se trata de algo conjunto, que afecta de manera directa a la imagen interna y externa de la empresa.

Por otro lado, cabe indicar la importancia del comportamiento de los superiores en las empresas, que debe resultar ejemplar a ojos del resto de empleados. Finalmente, si se detectan debilidades concretas en la ética laboral de la empresa, es posible recurrir a talleres, charlas o seminarios que incidan en aspectos concretos del trato personal en la organización.

Beneficios que aporta la ética laboral

Para poder propiciar el desarrollo de la ética laboral, conviene que tanto las propias organizaciones como sus empleados, entiendan que esto conlleva ciertas ventajas. El ambiente profesional mejora considerablemente, lo que acaba derivando en algunos beneficios como los siguientes:

  • Mejora de la reputación y la imagen de marca ante clientes y proveedores, lo que facilita las relaciones comerciales de la compañía.
  • Un ambiente de trabajo adecuado genera mayor motivación por parte de los empleados, mejor compenetración en el trabajo en equipo y una identificación más clara con la organización, lo que repercute positivamente en la eficiencia y la productividad de la organización.
  • Se minimiza considerablemente el riesgo de caer en conflictos y problemas legales, ya que la ética laboral conlleva generalmente el cumplimiento de las leyes y normativas pertinentes.

La falta de ética laboral en las empresas

En contraposición con el punto anterior, nos encontramos con las consecuencias de la falta de ética laboral en la organización. En muchos casos nos encontramos con empresas que operan olvidando estas cuestiones, lo que a priori puede parecer más cómodo y sencillo, pero que habitualmente acaba derivando en problemas para el negocio.

El mal ambiente en el trabajo diario, los malos resultados y una caída de la reputación externa de la empresa, que además suele repercutir en las relaciones internas -entre los propios empleados y con los superiores-, son algunas de las consecuencias más frecuentes de dejar a un lado la ética laboral.

New call-to-action

Valora este artículo

Suscríbete a zona pyme