El control de procesos como impulso de la eficiencia productiva

control-de-procesos

La eficiencia y la productividad se han convertido en aspectos clave en el ámbito empresarial actual. Si bien hablamos de dos características históricamente imprescindibles en el mundo de los negocios, a día de hoy suponen una de las claves de la supervivencia para empresas de cualquier envergadura.

Guía gratuita: Cómo gestionar de forma eficiente una pyme Descargar ahora

En este contexto, el control de procesos se ha convertido en una necesidad para impulsar la competitividad de una organización.

¿En qué consiste el control de procesos?

El control de procesos en la organización responde a la monitorización y el análisis constante de los sistemas y procedimientos de producción con el objetivo de incrementar los niveles de calidad, reducir los plazos establecidos y disminuir los costes productivos. De este modo, se identifican debilidades y puntos de mejora, además de prevenir futuros problemas a lo largo del proceso.

La implantación del control de procesos en una organización

Cuando una organización desarrolla un control sobre sus procesos debe mantener necesariamente un orden coherente en las acciones implementadas. No es posible realizar esta actividad sin abordar estos niveles ineludibles a la hora de analizar y mejorar aspectos como la productividad y la eficiencia en sus sistemas:

  1. Planificación y determinación de objetivos a cumplir con el control de procesos.
  2. Monitorización y medición de los procesos productivos siguiendo diferentes estrategias de observación.
  3. Comparación y análisis de los resultados con el fin de detectar posibles problemas e identificar áreas de mejora.
  4. Diseño de una estrategia de implantación de correcciones y modificaciones de los procesos habituales.
  5. Implementación de las mejoras estipuladas a partir del análisis.
  6. Reinicio del control de procesos para garantizar un sistema de mejora continua.

Principales tipologías en el control de procesos

A la hora de aplicar el control de procesos en un negocio existen diversas opciones que podemos clasificar en función de su implementación y sus objetivos. Entre las distintas posibilidades podemos clasificar principalmente tres tipologías: la modalidad preventiva, los controles de calidad y los análisis en tiempo real.

Control de procesos predictivo y preventivo

Como hemos indicado, uno de los propósitos primordiales en el control de procesos reside en la prevención de problemas, algo que se logra a través de la modalidad predictiva y preventiva. En este caso, se trata de analizar datos y modelos estadísticos con el fin de detectar patrones erróneos y posibles áreas de mejora, anticipando las dificultades y solucionándolas con anterioridad.

Control de procesos en tiempo real

Esta estrategia es similar a la anterior en cuanto a los objetivos, aunque se diferencia en el modo de aplicación. Hablamos de realizar un análisis en tiempo real de todo el proceso productivo, sin abordar estadísticas o datos previos, sino observando en el momento cómo se desarrolla todo el sistema, identificando así posibles problemas.

Control de calidad y cumplimiento normativo

Finalmente, en cuanto al control de calidad, nos referimos a un tipo de análisis enfocado principalmente en cumplir las normativas exigidas para los productos y servicios que ofrece la organización, así como de los propios procesos productivos. Cabe señalar que, cuando hablamos de normativas, no nos referimos únicamente a las regulaciones oficiales establecidas, sino también a las políticas internas y particulares de cada empresa.

Herramientas habituales en el control de procesos

Si bien el control de procesos tiene como objetivo impulsar la eficiencia y la productividad en un negocio, al mismo tiempo es posible lograr que esta tarea resulte más eficiente. Entre las organizaciones que desarrollan este tipo de acciones, es habitual recurrir a ciertas herramientas que permiten obtener resultados mucho más rápidos y certeros acerca del proceso productivo.

Sistemas de gestión de calidad

Los sistemas de gestión de calidad son softwares específicamente diseñados para garantizar el cumplimiento de las regulaciones establecidas, algunos de ellos basándose incluso en normativas internacionales. Al mismo tiempo, este tipo de programas suelen incluir soluciones para la gestión de riesgos e incorporan sistemas de monitorización del rendimiento en los procesos.

Herramientas de automatización

Las herramientas de automatización permiten el control de procesos en tiempo real en la industria moderna. Se trata de softwares elaborados para desarrollar la monitorización e implantar ajustes y soluciones instantáneas, de modo que los problemas pueden verse resueltos in situ.

Soluciones basadas en el análisis de datos y la inteligencia empresarial

Finalmente, también encontramos programas fundamentados en la recopilación y el análisis de datos de forma automatizada, lo que facilita la identificación de áreas de mejora teniendo en cuenta sistemas aplicables de inteligencia empresarial. En este tipo de herramientas entran en juego tecnologías como el Big Data, la inteligencia artificial o el Machine Learning, entre otras.

¿Por qué el control de procesos impulsa la eficiencia y productividad?

Aplicar un sistema de control de procesos en una organización implica la detección temprana de gran parte de los problemas y dificultades, además de clarificar las principales áreas de mejora en el proceso productivo. Gracias a la tecnología, podemos generar y analizar datos en el momento, además de obtener recomendaciones realistas para solucionar los errores y optimizar la producción.

PRS - Cómo gestionar de forma eficiente una PYME - CTA Post

 

Valora este artículo

Suscríbete a zona pyme