Diferencia entre gasto e inversión ¿la conoces?

diferencia-entre-gasto-inversion

¿Conoces la diferencia entre un gasto y una inversión? La compra de una casa, el patrocinio de un evento, la realización de un viaje comercial, o la apertura de un negocio son algunos ejemplos de situaciones muy diversas en las que realizamos un desembolso importante de dinero.

Guía gratuita: Cómo gestionar de forma eficiente una pyme Descargar ahora

Pero, a qué corresponde, ¿a un gasto o a una inversión? En este artículo resolvemos las dudas respecto a estos dos conceptos para poder diferenciarlos y tomar mejores decisiones.

Diferencia entre gasto e inversión

El concepto de gasto

Un gasto es, sencillamente, un desembolso de dinero, de tiempo o de recursos, como consecuencia de la obligación de un pago. Ya sea de una persona física o de una empresa, el gasto suele estar ligado a una adquisición de un producto o de un servicio. Desde el punto de vista empresarial, el coste se asocia  a las actividades económicas, es decir, que se vincula a  la producción de un bien. En cambio, el gasto permite que la compañía “opere” sin formar parte del engranaje “productivo”.

La noción de invertir

F. Amling define, en su libro Principles of Investment, la inversión como “la compra de cualquier activo real o financiero, que ofrece una utilidad en forma de capital, ganancia, interés o dividendo.” 

Dicho de manera más coloquial, una inversión es un gasto que tiene una gran posibilidad de retorno. Es decir, no es un giro de dinero sin proyección, sino que se trata de una transacción con el objetivo de multiplicar los recursos existentes. Esta es, básicamente, la diferencia entre gasto e inversión.

Invertir vs. ahorrar

Se suele caer en el error de pensar que ahorrar es lo mismo que invertir, pero se trata de dos estrategias diferentes. Ahorrar simplemente implica separar una parte de los ingresos que no se destinará a ningún tipo de gasto. La clave radica en que este dinero no corre ningún riesgo, pero sí que se deprecia por la inflación a lo largo del tiempo. En cambio, cuando se trata de invertir, el capital comprometido en un primer momento puede multiplicarse o puede decrecer.

Para muchos, el hecho de invertir suele resultar “intimidante”.  Sin embargo, actualmente se dispone de un gran número de alternativas de inversión, y la mayoría está a tan solo un clic de distancia. En este sentido, podemos destacar las acciones, los bonos, los fondos de inversión, los plazos fijos y las novedosas criptomonedas que han llegado al mercado para quedarse.

Desde el punto de vistade las finanzas personales, como de las empresariales, resulta  primordial tener clara la diferencia entre gasto e inversión, ya que es el punto de partida para tomar decisiones acertadas sobre el uso de los ingresos, lo que permitirá incluirlo en el plan financiero de la empresa. Una vez aclarado lo que significa cada uno de estos términos, es recomendable que valoremos el rendimiento de las posibles inversiones y el riesgo asociado.

PRS - Cómo gestionar de forma eficiente una PYME - CTA Post (2)