Control presupuestario: técnicas para una gestión financiera exitosa

control-presupuestario

El control presupuestario es una herramienta fundamental en la gestión financiera de cualquier organización. La planificación y el seguimiento del dinero disponible son las claves para alcanzar los objetivos económicos y asegurar la viabilidad de la empresa a largo plazo. 

¿Quieres aprender a gestionar de forma eficiente el efectivo  de tu negocio? Descúbrelo en esta guía

Con motivo de la importancia que esto tiene para el desarrollo de una organización, en este artículo abordaremos algunas de las técnicas más efectivas para sacar adelante un control presupuestario que sea eficiente.

¿Para qué sirve el control presupuestario en una empresa?

El objetivo principal del control presupuestario en una compañía es garantizar que la empresa tenga la suficiente liquidez para hacer frente a sus obligaciones monetarias. Además, esto también le permitirá alcanzar las metas propuestas.

En España, por ejemplo, controlar el presupuesto es crucial. Las empresas y organizaciones deben conocer las políticas y normativas relacionadas con la gestión del dinero para garantizar su éxito financiero. No obstante, esto también les ayudará a cumplir con los requisitos legales que se les imponen.

¿Cómo sacar adelante un control presupuestario eficiente?

Para que el control presupuestario sea eficiente, se recomienda seguir los siguientes pasos que detallaremos a continuación:

  1. Definir objetivos y metas financieras claras para poder desarrollar un presupuesto. Esto permitirá tener una visión más realista de los recursos con los que cuenta la empresa para superar todos los desafíos con los que se puede encontrar.
  2. Elaborar un presupuesto detallado que debe estar diseñado de forma que cubra todas las necesidades financieras de la organización. La metodología más correcta de hacerlo es desglosando cada gasto e ingreso, y contemplando los posibles imprevistos que puedan aparecer.
  3. Revisar y actualizar regularmente el presupuesto. Pues, no es un documento estático, sino que debe ser revisado y actualizado con periodicidad en función de los cambios que se produzcan en la situación financiera de la empresa. De esta forma, se pueden tomar decisiones adecuadas y ajustarlo a las nuevas necesidades. Este es uno de los principales objetivos.
  4. Asignar responsabilidades para distribuir las tareas entre cada miembro del equipo en relación con el control presupuestario. Esto permitirá mantener un seguimiento constante del presupuesto y garantizar su cumplimiento.
  5. Monitorizar los gastos e ingresos para garantizar que se ajustan al presupuesto. Para ello, es importante utilizar herramientas adecuadas y establecer procesos de gestión que sean efectivos.
  6. Tomar las decisiones oportunas. Si durante el control presupuestario se identifican desviaciones significativas, es importante adoptar acciones coherentes para ajustar el presupuesto. Esto permitirá corregirlas a tiempo y evitar que se conviertan en problemas mayores a largo plazo.
  7. Realizar un análisis de los resultados. Una vez finalizado el período presupuestario, es fundamental tener un resumen de los rendimientos obtenidos. Esto permitirá identificar las fortalezas y debilidades del presupuesto y mejorar el control presupuestario para establecer procesos de gestión financiera más eficientes en el futuro.

En resumen, el control presupuestario es muy valioso para la gestión financiera exitosa de una empresa, y España no es la excepción. Aplicando las técnicas adecuadas y llevando a cabo un seguimiento riguroso de todo lo establecido, se pueden evitar problemas económicos y garantizar el éxito de una organización.

New call-to-action

Valora este artículo

Suscríbete a zona pyme