Qué es el control financiero y cómo implementarlo en tu empresa

control-financiero

¿Cómo se gestionan las finanzas desde tu empresa? Como sabrás, se trata de un asunto elemental para un negocio y una de las claves del éxito en cualquier organización. De hecho, una de las principales causas del fracaso temprano de muchas pequeñas y medianas empresas es que carecen de un control financiero adecuado.

Guía gratuita: Cómo gestionar de forma eficiente una pyme Descargar ahora

Conocer en qué consiste este aspecto de la gestión empresarial y cuáles son sus objetivos, además de entender de qué modo aplicarlo, es vital para el buen funcionamiento de tu negocio. De hecho, incluso para las organizaciones que cuentan con un correcto sistema de control financiero es recomendable mantener una mejora continua en este sentido y contar con el personal adecuado para ello.

¿Qué es el control financiero en una empresa?

Cuando hablamos de sistemas de control financiero nos referimos a los procedimientos desarrollados por una organización para el análisis, la evaluación, la documentación y la administración de sus actividades financieras. En definitiva, se trata de las políticas de empresa dedicadas a garantizar la supervivencia del negocio en lo respectivo a esta materia.

Monitorear de manera constante los recursos con el fin de conocer en todo momento el estado de los recursos financieros requiere de una gestión especializada. La principal unidad de medida a la hora de valorar  la salud de una empresa son sus cuentas, que deben tener un gran peso en todas y cada una de las decisiones que se tomen, sobre todo cuando se trata de hacer cualquier tipo de inversión.

¿Cuáles son los objetivos de un sistema de gestión financiera?

Esta gestión empresarial no tendría sentido sin unos objetivos, que son el argumento irrefutable de que el control financiero es -o debería ser- una cuestión innegociable para todas las organizaciones, independientemente de cuál sea su tamaño. Pese a que podemos encontrar otras metas menores, son tres los propósitos centrales sobre los que se sustenta el resto:

  • Encontrar posibles errores en las cuentas y sus registros: los objetivos de una organización también dependen de su situación financiera, por lo que conviene saber si se están cumpliendo, qué errores pueden entorpecer el crecimiento económico y, sobre todo, plantear posibles mejoras a este respecto.
  • Mantener el equilibrio financiero: está claro que la salud financiera de una empresa depende de que no haya subcapitalización ni sobrecapitalización, lo que deriva  de combinar adecuadamente la deuda y la liquidez económica de la empresa. Al mismo tiempo, el control financiero debe servir para encontrar capital a través de fuentes más baratas.
  • Prevención y optimización constantes: la gestión financiera de una organización también está para adelantarse a los acontecimientos y optimizar el uso de recursos económicos para impulsar el crecimiento del negocio.

Cómo aplicar el control financiero en tu empresa

Aunque el concepto y los objetivos del control financiero estén claros, lo cierto es que su aplicación no resulta sencilla. Hablamos de la implantación de un sistema que requiere la especialización y la experiencia de quienes lo lleven a cabo, además de un profundo conocimiento acerca de la organización en general y sobre sus cuentas en particular. Generalmente, se trata de un proceso cíclico compuesto de los siguientes cuatro pasos.

Lleva a cabo un análisis de la situación financiera

Las cuentas de una empresa son un punto de atención y seguimiento constante, donde debe quedar registrado cada movimiento detalladamente. A la hora de implementar el control financiero es imprescindible analizar exhaustivamente aspectos como las ventas, la tesorería y la rentabilidad del negocio, con la intención de encontrar en qué puntos residen las fortalezas y debilidades financieras de la organización.

Realiza un pronóstico realista de las finanzas

Como indicábamos anteriormente, la previsión es una de las finalidades básicas en la gestión financiera de una empresa. De este modo, una vez que hemos obtenido y analizado de forma fiable toda la información relativa a las cuentas, conviene hacer simulaciones emulando tres tipos de escenarios: realistas, optimistas y pesimistas. Así, las decisiones se tomarán con mayor seguridad.

Detecta los problemas a través del control financiero

A la hora de comprobar los resultados económicos para la preparación del ejercicio contable es de suma importancia tener en cuenta los estados financieros básicos de la organización, tales como el estado de resultados con respecto a las ganancias y pérdidas, el flujo de efectivo o el balance general. Este proceso es un punto central del control financiero, ya que sirve para diagnosticar problemas y errores con respecto a las cuentas.

Corrige cualquier problema con antelación

Por último, teniendo en cuenta que hemos profundizado en toda la información financiera de la empresa, analizándola y proyectando sobre ella todos los escenarios posibles, y hemos detectado posibles errores en la contabilidad, debemos poner el foco de atención en la corrección de desviaciones de cualquier tipo.

La importancia del personal especializado para el control financiero

Aunque es una figura común en las grandes corporaciones, en muchos casos las pequeñas y medianas empresas no cuentan con la figura del controlador financiero. En  general, este papel corresponde a quien ostenta, en la organización, la posición  de director de contabilidad, que es precisamente quien debe encargarse del control financiero.

Teniendo en cuenta la relevancia de estos procesos en el futuro de un negocio, resulta evidente que nos referimos a un perfil totalmente especializado, con formación y experiencia a estos efectos. De lo contrario, la gestión financiera quedará relegada a un papel secundario cuyas consecuencias pueden ser nefastas para cualquier empresa.

New call-to-action

Valora este artículo

Suscríbete a zona pyme