Principales métodos en el control de inventarios

Las existencias de stock de cualquier negocio son un pilar fundamental para su correcto funcionamiento. Los excesos pueden suponer sobrecostes, mientras los defectos provocan el desabastecimiento y la insatisfacción de los clientes. El control de inventarios es el sistema que se lleva a cabo desde una empresa con el fin de evitar este tipo de problemas, donde la rotura de stock sería la peor consecuencia.

Descubre todo lo que necesitas saber para hacer de tu negocio un lugar seguro Descargar ahora

Este sistema no es único, ya que existen varias tipologías que se adaptan a cada organización en función de sus exigencias y necesidades. El control de inventarios es tan imprescindible como encontrar la opción adecuada a la hora de gestionar el stock en cada negocio, ya que una mala estrategia a estos efectos puede causar incluso mayores problemas que no tenerla.

En qué consiste el control de inventarios

El control de inventarios es la estrategia o el conjunto de estrategias que una organización diseña para mantener el stock correcto en cada momento. En este contexto, el principal desafío que se presenta es alcanzar el equilibrio justo entre el almacenamiento excesivo de productos y la escasez de los mismos, con las dificultades que esto puede conllevar.

Teniendo en cuenta esta definición, queda patente que el objetivo principal del control de inventarios reside en el aumento de la eficiencia a la hora de efectuar las entregas al cliente -independientemente de si hablamos de consumidores finales o de otras empresas-, al mismo tiempo que se reducen los gastos que implica mantener un sistema de almacenamiento adecuado.

Métodos habituales en el control de inventarios

Existen diferentes métodos en el control de inventarios, ya que aunque todos ellos compartan objetivos, las características de cada producto y el funcionamiento de las propias organizaciones generan distintas necesidades. En cualquier caso, no podemos hablar de una estrategia por encima del resto, ni siquiera indicar todas las posibilidades, ya que hay empresas que siguen su propia metodología.

Sin embargo, algunas de estas técnicas son muy habituales y, por su éxito probado, son las más recurrentes en la mayoría de sectores. Si hay algo que tengan en común los principales métodos en el control de inventarios es un análisis previo, lo que permite establecer cuál es la estrategia más adecuada, o si es necesario combinar dos o más opciones entre las que encontramos a continuación.

La metodología del stock de seguridad

Se trata de una de las técnicas más básicas en el control de inventarios, aunque también se encuentra entre las más seguras. También conocido como nivel de seguridad, consiste en determinar una cantidad mínima de producto en función de su demanda y, a partir de aquí, incrementar estas cantidades para poder responder en caso de rotura de stock.

El sistema ABC

En esta estrategia los productos se dividen en tres grupos, denominados A, B y C. En el primer grupo se clasifican los productos de mayor valor y un estocaje reducido, mientras que en el último se incluyen las ventas más habituales y de menor precio y, en el grupo B, se clasifican aquellas mercancías que se encuentran en un término medio. El control de inventarios es más exhaustivo en función del grupo, lo que permite optimizar la eficiencia en el almacenamiento y reducir los gastos de transporte.

El análisis de la curva de tendencia

En este caso hablamos de una técnica predictiva en la que se estudian la producción y la demanda habitual de un producto en cada periodo, de modo que el inventario se adecúe a las tendencias de venta recurrentes. Funciona bien para negocios lineales, aunque no resulta lo suficientemente seguro a la hora de cubrir posibles picos de demanda inesperados.

El método FIFO o método PEPS

Esta metodología que responde a las siglas de Primeras entradas, primeras salidas -en español- y First in, first out -en inglés- es la más útil cuando se trata de inventariar mercancías perecederas. Como su propio nombre indica, esta técnica en el control de inventarios consiste en dar salida a los productos más antiguos en primer lugar.

El método LIFO o método UEPS

La estrategia contraria a la anterior mantiene las siglas indicadas en cada caso modificando el primer concepto: First por Last y Últimas por Primeras. En este caso se trata de poner en circulación el stock más reciente, lo que evidentemente sólo es útil en empresas con un inventario reducido y con productos no perecederos.

La importancia del control de inventarios

Independientemente de la metodología escogida, el control de inventarios es una acción que debe llevarse a cabo en cualquier organización en la que exista un almacenaje de stock. Y es que la reducción de los costes y la satisfacción del cliente dependen en gran medida de estas estrategias que, por otra parte, se gestionan de forma más eficiente mediante herramientas como un software ERP que permita el registro y monitoreo de todos los movimientos.

New call-to-action

Valora este artículo

Suscríbete a zona pyme