4 claves para la comunicación externa de una empresa

comunicacion-externa-de-una-empresa

La comunicación externa de una empresa es uno de los factores principales que hacen que los consumidores se decidan por ella en lugar de por la competencia. Sin embargo, su importancia va más allá, puesto que juega un papel fundamental en el entorno donde desarrolla su actividad. Además, junto con la comunicación interna conforma una estrategia global que transmite la identidad, valores y filosofía empresariales.

Descubre todo lo que necesitas saber para hacer de tu negocio un lugar seguro Descargar ahora

 

Qué es y cómo se clasifica la comunicación externa de una empresa

En líneas generales, la comunicación externa de una empresa se define como las acciones que dan forma a la política comunicativa que se tiene hacia actores extrínsecos, incluidos clientes, proveedores, socios y colectividad en general. Aunque de entrada pueda parecer un concepto cerrado, la realidad es que existen varios tipos:

Comunicación externa de notoriedad

Su objetivo es potenciar la difusión de la empresa ante clientes, prospectos y sociedad en general. Está asociada con campañas de marketing, lanzamientos y todas aquellas acciones que busquen aumentar la notoriedad y mejorar la reputación de la empresa. Tiene un enfoque más comercial y publicitario que las demás y es la que se suele asociar con el término de comunicación externa.

Comunicación externa operativa

Se enfoca en los aspectos comunicativos de las actividades cotidianas de la empresa de cara al exterior. Aquí hablamos, por ejemplo, del trato con proveedores, la atención al cliente o las relaciones con accionistas y futuros inversores.

Comunicación externa estratégica

Es aquella que se basa en información externa relevante para la empresa, como datos de competidores, contexto socioeconómico o legislación. A partir de ahí se crean estrategias que buscan alcanzar objetivos específicos en cuanto a percepción y posicionamiento. Aunque este tipo de comunicación siempre está en marcha, suele trabajarse de forma segmentada y en momentos puntuales.

Puntos claves de la comunicación externa 

La comunicación externa dependerá del receptor al que se dirige, las necesidades de la empresa y los objetivos planteados. Sin embargo, hay ciertos aspectos fundamentales que se deben tener en cuenta para que sea efectiva:

  • Claridad: La razón de ser de toda comunicación es el mensaje. Por esto hay que definirlo muy bien, sin ambigüedades ni lugar para interpretaciones y de la forma más concisa posible.
  • Uniformidad: El mensaje debe ser el mismo en todos los canales de difusión empleados. Sin embargo, la manera puede variar de acuerdo con las características de cada uno (comunicados de prensa, email marketing, redes sociales, etc.).
  • Adaptabilidad: Es importante planificar la estrategia con antelación, pero esta también debe ser flexible. Siempre hay que dejar lugar a campañas que se adapten sobre la marcha al contexto social inmediato, como noticias o eventos, por mencionar ejemplos.
  • Seguimiento y evaluación: La puesta en marcha y los resultados de la comunicación externa deben ser supervisados y medibles. De este modo se puede estimar su efectividad y hacer cambios que permitan afinar la estrategia en el futuro.

La comunicación externa de una empresa es la carta de presentación que la compañía ofrece de puertas hacia  afuera. Cuando se utiliza adecuadamente sirve de impulso para la expansión y el posicionamiento, dos factores que dependen en gran medida de la manera en la que se percibe el negocio. Por este motivo, su gestión debe formar parte de un plan global que se integre con el resto de las áreas funcionales y actúe como guía para el desarrollo de las actividades empresariales.

New call-to-action