Aportaciones no dinerarias en una sociedad limitada

aportaciones-no-dinerarias-sociedad-limitada

Para crear una sociedad limitada es necesario aportar un capital de, como mínimo, 3.000 euros. Ahora bien, aunque el modo más común de aportar  ese capital sea con el dinero de las participaciones en la sociedad o acciones, la ley también permite aportaciones no dinerarias para crear una empresa en régimen de sociedad limitada.

Guía gratuita: Cómo gestionar de forma eficiente una pyme Descargar ahora

Qué se puede aportar

Según la ley que regula las sociedades limitadas, Ley 2/1995, de 23 de marzo, de Sociedades de Responsabilidad Limitada, se pueden usar como aportaciones no dinerarias:

  • Bienes muebles
  • Bienes inmuebles
  • Derechos de crédito
  • Propiedad industrial
  • Empresas

En definitiva, se pueden aportar bienes o derechos patrimoniales que se puedan valorar económicamente. Es decir, que no se podrán aportar ni el trabajo ni el servicio prestado a la empresa. 

La valoración de las aportaciones no dinerarias

A la hora de constituir la sociedad ante notario, si existen aportaciones no dinerarias, se debe indicar en la escritura de constitución lo siguiente:

  • Las aportaciones no dinerarias (si existen datos registrales hay que incluirlos también).
  • La valoración en euros de cada una de las aportaciones.
  • La numeración de las acciones o participaciones empresariales que corresponden a cada socio.

Un ejemplo sencillo de aportaciones no dinerarias sería el siguiente: una empresa con dos socios y cada uno de ellos aporta un potente ordenador que cuesta 3.000 euros. Así, la empresa se constituye con un capital de 6.000 euros. 

Por otra parte, también se puede entrar a formar parte de una empresa ya constituida con aportaciones no dinerarias, en cuyo caso el porcentaje de participación dependerá de la valoración de dichas aportaciones.  

Responsabilidad

A diferencia de lo que ocurre en las sociedades anónimas, en las que sí se elabora un informe para valorar las aportaciones no dinerarias, en las sociedades limitadas puede existir una sobrevaloración de dichas aportaciones. Esta sobrevaloración afecta a los socios que realizan las aportaciones, a los que no, e, incluso, a futuros socios si se produce un aumento de capital. Lo mismo ocurre en el caso de nuevos socios que entren con aportaciones no dinerarias. Es claro, por tanto, que será conveniente, para evitar malentendidos y futuros problemas legales, realizar una valoración ponderada y justa de las aportaciones no dinerarias.

En el caso de que haya problemas legales o económicos, los socios responderán, como marca la ley, solidariamente y según lo aportado a la empresa (sean aportaciones dinerarias o no dinerarias). 

Existe la posibilidad, cuando se realiza un aumento de capital, de que un experto realice un informe de las aportaciones no dinerarias y quede reflejado en la escritura de constitución de la empresa. En este caso, los socios con aportaciones no dinerarias avaladas por el experto quedan exentos de responsabilidad. Del mismo modo, los socios que voten en contra del aumento de capital o del valor atribuido a la aportación, también quedarán exentos de la responsabilidad ante futuros acreedores. 

PRS - Cómo gestionar de forma eficiente una PYME - CTA Post (2)

Suscríbete a zona pyme